domingo, 1 de noviembre de 2015

Ajoarriero de antaño

El primer paso era encender una lumbre y encima de ella unas piedras bien calientes o palos dónde se ponían los trozos de bacalao en salazón, para que rezumaran la sal y cuando las tajadas de bacalao se ponían negras del calor se estrujaban en el agua del río formando a continuación unas pelotas de bacalao muy bien escurridas con las manos. Mientras tanto se recogían cangrejos y se echaban en una cazuela de barro al fuego con algo de aceite. En otra se ponían muchos dientes de ajo, guindilla muy picante, pimiento verde en trozos y un par de tomates también troceados. Cuando los tomates estaban bien rehogados se añadía el bacalao desmigado mezclando todo muy bien y cocinando el guiso despacio. luego se echaban los cangrejos sin caparazón y como nota final se le añadía un huevo por comensal y se revolvía todo en forma de revuelto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nombre de la receta, zona y pueblo.

Mi lista de blogs

  • Utopías, distopías y disparates - No hay muchas formas de atisbar el futuro, de asomarse a una rendija que el tiempo permita para ver un tiempo que nos preocupa no solo de forma personal, s...
    Hace 3 horas
  • Amantes en el río - Era en verano, era una tarde, tarde de estío. Lo sé porque el agua, en el río, se ofrecía con voz arrancada de las piedras de la orilla, con canto de agua ...
    Hace 2 meses