jueves, 12 de octubre de 2017

Patatas viudas

Se dice que su origen está en los fogones de los conventos para las épocas de vigilia. Patata, pimentón, cebolla, ajo, aceite y perejil. En una cazuela se ponen la patata, sin monda y troceada, pimentón, cebolla, aceite y un picado de ajo y perejil. Se cubre con agua y se pone a fuego lento hasta que la patata esté en su punto y la salsa ligada. Su nombre proviene de la ausencia de carne.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nombre de la receta, zona y pueblo.

Mi lista de blogs

  • Con la Iglesia hemos topado - Hay una expresión de uso habitual que me viene al pelo: “con la iglesia hemos topado”, que viene a querer decir que nos hemos encontrado con un obstáculo ...
    Hace 2 días
  • Volar boca abajo - Son tantas las veces, tantas, que me han dicho no se puede, que se me hace imposible el recordarlo. Son tantas las veces, tantas, que incrédulo he tenido ...
    Hace 2 semanas